Síguenos en:
Por Equipo RedLACRE, Abril 8, 2020

RECICLADORES LATINOAMERICANOS EN TIEMPOS DE PANDEMIA

La coyuntura actual nos llena de desafíos y también de interrogantes a resolver. ¿Por qué es importante el reciclaje en estos momentos? ¿Qué medidas se deben tomar para que la cadena de reciclaje se mantenga operativa? ¿Cómo protegemos a las y los recicladores para que puedan desempañar su trabajo? ¿Cómo implementamos medidas que beneficien a las y los recicladores a nivel global?

Abril 2020.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó, el pasado 11 de marzo de 2020, como una pandemia global la situación de COVID-19. Lo anterior, ha generado un dramático impacto en diferentes ámbitos: laborales, domésticos, sociales y económicos, entre otros. El escenario actual nos llena de incertidumbres y nos desafía a implementar medidas que afectan nuestra cotidianidad.

¿Cuál es el nuevo equilibrio entre un enfoque preventivo del contagio y un balance con factores de índole “operativo”? Hay ciertos asuntos que son básicos de abordar: salud, alimentación y saneamiento básico.

En el continente unos 4 millones de recicladores de base se dedican a la recuperación de materiales reciclables desde los residuos: dependiendo del contexto general de la gestión de residuos de cada país, los recicladores trabajan -la mayoría- de manera informal en vertederos, vía pública y, también en programas municipales de reciclaje o en emprendimientos formales de pequeña escala.

Los recicladores de base han trabajado históricamente, pero en la actualidad el contexto en América Latina está empezando a ser más favorable para esta actividad. Hay avances en lo que respecta a la sensibilidad pública, nuevas políticas y una mayor organización a través de movimientos de recicladores que luchan por el reconocimiento de su trabajo como parte de un nuevo enfoque de gestión sustentable de residuos.

En el actual contexto de pandemia COVID-19, gran parte de las cadenas de reciclaje se encuentran afectadas: empresas valorizadoras han disminuido o suspendido su operación, algunos puntos de recepción de material reciclable a público están cerrados y muchos recicladores han dejado de trabajar, tanto por medidas de aislamiento general como por cierre de fuentes de generación, especialmente comercio y servicios.

Al respecto Silvio Ruiz responsable de la Secretaría de Operaciones de la Red LACRE señala: “¿Por qué es importante el reciclaje en estos momentos de pandemia global? La cadena productiva del reciclaje tiene que seguir funcionando, las ciudades necesitan que la salud, el saneamiento básico y la distribución de alimentos se mantengan operativas. Muchos de estas actividades requieren de las cadenas productivas del reciclaje o de los elementos que se producen de ésta. Por eso es importante que el reciclaje, con las debidas medidas de protección y seguridad para las y los recicladores de base, siga funcionando”.

 En distintos países se van tomando diferentes medidas para hacer frente a esta situación, pero básicamente se trata de:

  • Generar apoyo estatal o privado para cuestiones básicas como alimentación.
  • Aumentar las medidas de protección y seguridad que deben cumplir las y los recicladores de base en la implementación de sus tareas de manipulación y separación de residuos (necesarias para su posterior reciclaje).
  • Mantener operando los sistemas de reciclaje, como parte del sistema regular de gestión de residuos.

El problema es que la base de la pirámide de los sistemas de recuperación de residuos, son en su gran mayoría trabajadores informales, lo que representa un desafío tremendo para canalizar apoyo.

Por su parte, Soledad Mella, responsable de la Secretaría de Comunicaciones de la Red LACRE, declara: “Hemos tenido que replantearnos cómo hacer el trabajo. Hoy en día, le pedimos a los compañeros que tomen todas las medidas necesarias para proteger su salud y la de sus familias. Entendemos que tenemos que trabajar para llevar el sustento diario a nuestras casas, pero les pedimos que utilicen guantes, que anden con agua en sus vehículos, que se laven frecuentemente las manos con jabón, que usen mascarillas. Por otra parte, es fundamental que nos mantengamos unidos, informados y comunicados para saber en qué condiciones están los compañeros a nivel regional y cuáles son las mejores prácticas que se están implementando en los diferentes países tanto en materia de higiene, protección, seguridad y apoyo económico, para así desde una mirada global articular acciones que beneficien al gremio en su totalidad”.

La situación ha ido evolucionando de manera dinámica en cada país, en la medida en que avanza el virus y se van abordando los distintos aspectos básicos, desde la nueva óptica de la pandemia. Como Secretaría de Comunicaciones de la Red LACRE nos encontramos tomando contacto con los delegados país para ir recabando información y avanzar en delinear el panorama de los recicladores a nivel continental.

En Brasil, el congreso ha aprobado una medida de apoyo -por 3 meses- a las remuneraciones de los trabajadores informales, dentro de los cuales se encuentran los recicladores de base. Para que la medida se haga efectiva requiere de la firma del Presidente de la República, la que se encuentra pendiente debido a ajustes que el presidente busca hacer a esta medida. Por otro lado, algunos municipios como Curitiba han tomado medidas para disminuir el riesgo de contagio por manipulación de residuos, decretando una cuarentena de 24 horas para los materiales reciclables, antes de que estos puedan ser clasificados por los recicladores.

En Colombia, el servicio de recolección de reciclables es parte del servicio de aseo, por lo que los recicladores pueden continuar durante la pandemia, sin embargo, se deben tomar precauciones adicionales de protección a los recicladores. La Asociación Nacional de Recicladores ANR ha desarrollado y difundido los nuevos protocolos de sanitización a sus organizaciones asociadas en todo el país y han llamado a los usuarios a continuar separando sus residuos y entregándolos a los recicladores y asociaciones. Dentro de las medidas, están el uso de implementos de protección (mascarillas y guantes), lavado de manos cada 30 minutos, rociado de materiales con soluciones sanitizantes, cuarentena de 4 días para el material acopiado, antes de separar y vender. Cabe mencionar que las bodegas de las asociaciones de recicladores cumplen con las exigencias formales y son regularmente fiscalizadas por la Superintendencia de Servicios Sanitarios.

En Chile, el reciclaje en general se encuentra prácticamente detenido: si bien no existen llamados oficiales a no reciclar, hay comunas en cuarentena, traslados restringidos y una industria con una baja importante en sus operaciones. Existen medidas de apoyo estatal orientadas a la población más vulnerable del país, sin embargo, no son medidas orientadas específicamente a los recicladores y no existe información de que los recicladores que estén accediendo a estos beneficios. El Ministerio de Medio Ambiente, está lanzando una propuesta de plan público privado para revitalizar el reciclaje y apoyar a los recicladores de base, consistente en: declarar el reciclaje como una actividad esencial, reforzar el rol de los recicladores como monitores ambientales en programas municipales de educación ambiental con fondos ambientales municipales, destinación de fondos ambientales municipales para la compra de equipamiento de protección personal y finalmente una campaña de donación de alimentos, coordinada a través de la Asociación Nacional de Recicladores. El último instructivo del gobierno (“Plan Coronavirus”) para zonas donde ha sido declarada cuarentena, ha considerado al reciclaje dentro de las actividades esenciales que pueden ser autorizadas por las autoridades para traslados especiales.

En Guatemala, los recicladores del Relleno Sanitario Km. 22 de Amatitlán (único caso en el país donde los recicladores trabajan de manera organizada), han logrado un acuerdo con el ente administrativo del relleno (Autoridad del Lago Amatitlán AMSA) que les permite mantener las actividades de reciclaje en el frente de trabajo del relleno, pero en horario restringido -entre las 7 y las 13 horas. Están recibiendo donaciones por parte de AMSA y otras entidades, consistente en víveres y equipamiento de protección. Del resto del país, la información que tenemos es que no se está canalizando ninguna ayuda a los recicladores, quienes se encontrarían trabajando regularmente en los vertederos a cielo abierto del país, sin medidas adicionales de protección o seguridad.

En Ecuador, existe un toque de queda a partir de las 14 horas, para toda la población y las actividades vinculadas al reciclaje se encuentra suspendidas. Los recicladores no están trabajando. En base a un catastro de 1.300 recicladores asociados a Red Nacional de Recicladores del Ecuador (RENAREC) en todo el país, se está canalizando apoyo, desde ONGs y empresas privadas, de kits de alimentación y donaciones de dinero para estos recicladores. En Quito, y algunas otras ciudades, en el marco de programas municipales de reciclaje inclusivo, los municipios están llamando a la ciudadanía a guardar sus residuos reciclables hasta que los recicladores puedan volver a trabajar.

En Panamá, se ha implementado una cuarentena total de la población, con salidas restringidas de 3 horas, día por medio. Con esto, los recicladores se ven imposibilitados de realizar su trabajo y en varios vertederos, el acceso ha sido prohibido. El movimiento nacional está buscando acceder a apoyo a través de empresas y programas públicos. El Estado ha implementado la entrega de una bolsa de alimentos y un bono de USD 40. Sin embargo, no tenemos información de si ésta ayuda está llegando a los recicladores.

En Costa Rica, la situación de los recicladores es incierta porque se encuentran en cuarentena, con limitaciones a la movilidad, pero según sus dirigentes no están accediendo a apoyo alguno. Para esto las y los líderes de organizaciones locales se encuentran realizando gestiones diversas para lograr apoyo básico.

En El Salvador, la ciudadanía está en cuarentena, por lo que los recicladores no están trabajando. En algunos casos han recibido apoyo estatal a través de un bono de USD 300 y en otros, canastas de víveres del gobierno municipal.

En Uruguay, no hay cuarentena para la ciudadanía, pero los recicladores se encuentran impedidos de realizar su trabajo e incluso han sufrido violencia policial represiva. En este momento, en Montevideo se encuentran movilizados, manifestándose para revertir la medida que les impide trabajar y exigiendo apoyo del gobierno para alimentación.

En Argentina, el reciclaje está muy bajo debido al escenario de restricciones a la movilidad y las actividades normales. En Buenos Aires, los recicladores han logrado que las remuneraciones de quienes se encuentran dentro del sistema público de reciclaje mantengan el “salario social” más un bono adicional de USD 154. El Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) se encuentra haciendo gestiones para que este beneficio se extienda a todos los recicladores a nivel nacional.

En Bolivia, hay una serie de bonos entregados por el gobierno, enfocados a públicos específicos, como personas de la tercera edad, madres de lactantes, discapacitados, que en algunos casos favorecen a recicladores, pero no hay nada específico para ellos. Existen algunas iniciativas puntuales de apoyo privadas en lugares específicos, con ONGs y algunas empresas.

En República Dominicana, el acceso a los vertederos ha sido prohibido, por lo que los recicladores en su mayoría no están pudiendo realizar su trabajo. El gobierno ha ampliado la cobertura de una serie de programas sociales, como un bono de USD 46 por dos meses que estarán recibiendo los trabajadores informales. Sin embargo, no es claro si estos apoyos estatales llegan a los recicladores o no. En este país hay un riesgo importante de crisis humanitaria debido a la gran cantidad de recicladores haitianos que trabajan en vertederos, que difícilmente tendrán acceso a apoyo estatal.

Los recicladores de base enfrentamos un difícil desafío: mantener la fuente laboral y mejorar urgentemente las condiciones de trabajo, protegiéndonos del posible contagio. En un número importante de países (especialmente Centroamérica y El Caribe), estos desafíos deberán ser enfrentados con un bajo reconocimiento por parte de las autoridades, en condiciones de informalidad y baja organización, lo que hace más difícil la implementación efectiva de medidas de apoyo. Nuevamente, la organización y el posicionamiento público de los recicladores en cada país son factores críticos para hacer visible su problemática y lograr soluciones a sus problemáticas.

Consideramos que el reciclaje debe funcionar. Para lo anterior, se requiere un esfuerzo coordinado entre gobiernos, la industria del reciclaje y las empresas para que recicladores y todos los demás actores cuenten con la información, protección y seguridad necesaria para mantener y potenciar el reciclaje, en el marco de la pandemia y en el futuro.

Llegó el momento de avanzar de manera decidida y en todo el continente, en políticas públicas y esquemas de reciclaje que reconozcan, apoyen e incluyan a recicladores de base como trabajadores formales remunerados, prestadores de un servicio esencial: la recolección de residuos para alimentar cadenas de aprovechamiento de éstos.

Como Secretaria de Comunicaciones seguiremos actualizando y recibiendo información en base a los informes de nuestros delegados en los distintos países del continente. Si deseas colaborar puedes escribir a comunicacion@redrecicladores.net

(Imágenes: Gentileza Asociación de Recicladores de Bogotá, ARB)

 

 

 

 

 

 

 

 

Ver más noticias »