Español (spanish formal Internacional)
Português (Brasil)
English (United Kingdom)

21 Octubre 2013

Testimonios Red Lacre: Juan Gaona

Testimonios Red Lacre: Juan Gaona

Autor: Juan Gaona

El vicepresidente del Movimiento Nacional de Recicladores de Panamá, MNRP, Juan Gaona, comparte su testimonio a Red Lacre y relata cómo se fue gestando el movimiento nacional en su país y cuál es la situación actual de este último.

Mi país, Panamá, está compuesto por nueve departamentos o estados pequeños, es un país relativamente chico.

A nivel nacional, existen aproximadamente 800 personas que se dedican a la actividad del reciclaje. Fuera de los intermediarios y pequeños negocios familiares y otros que andan en  sus carros por la ciudad haciendo reciclaje o comprando, a esas personas se les consideran intermediarios o recicladores.

La idea de la creación del Movimiento Nacional de Recicladores de Panamá, MNRP, se inició con la visita mía y de Jenny González, actual presidenta del Movimiento, a Nicaragua. Éramos los únicos recicladores, los otros eran técnicos. De ahí partió la idea, pero no llegamos a concretar.

Luego, en el mes de septiembre del 2012, me contactó Urania Rivas, de Red Nica, para un Encuentro Centroamericano, ahí de nuevo retomamos la idea de formar el movimiento. En esa ocasión, no pudimos ir al encuentro por falta de comunicación, pero después nos invitaron a Brasil y ahí tomó más fuerza la idea de fortalecer el movimiento. Cuando regresamos de Brasil teníamos más conocimiento sobre el tema. Hay que recordar que estamos primíparos en el asunto y no sabíamos cómo se manejaba todo, la logística, no teníamos nada base para hacerlo.

Después, fuimos a Chile, como soy delegado del Comité de Innovación y estábamos con el Comité Gestor Ampliado, fijamos una fecha estimada de julio a septiembre para la creación de la organización. Cuando regresé de Chile le comuniqué los pormenores a Jenny González de las ideas que teníamos.

Juan Gaona, en la entrega de diplomas de las Jornadas de Equipo de Trabajo Red Lacre 2013

Teníamos muchas cosas en contra, toda esa lucha, desánimo, falta de fondos, pensábamos que la gente no creería en nada. Más tarde, nuestra idea se vino a concretar y hacer creíble para los recicladores, cuando vino David Narváez de Red Nica e hizo una reunión. Yo busqué aliados, como Fundación Panamá, la empresa Urbalia Panamá, que también tenía muchas dudas con todo esto, pero la logramos sumar al proyecto.

Ya con los aliados buscamos unos fondos locales, porque los recursos no llegaban, había muchos problemas. Yo mismo tenía muchos problemas, tenía que viajar a muchos lugares del país para visitar a la gente, convencerlos del porqué y me tocó muy duro sinceramente. Por tiempo, sólo recorrí tres regiones.

El movimiento se conformó el 27 de julio de 2013. La misión y objetivos que nos planteamos, fue: formalizar y unificar los recicladores a nivel nacional en Panamá para darle una mayor calidad de vida y que sean reconocidos a nivel nacional como un trabajador.

Cuando finalmente se logró conformar el movimiento, hubo un pequeño problema, porque la idea era ratificarnos como presidente y vicepresidente dentro del grupo de recicladores. Algunos pensaron que yo ganaría un sueldo, unos dos mil dólares, entonces había gente entre recicladores e intermediarios que querían los puestos, pero ellos no tenían ningún conocimiento de todo lo que hemos hecho y del trabajo que habíamos realizado durante casi dos años. Yo me molesté por eso, porque si ellos llegaban a agarrar la batuta de la junta directiva iban a empezar desde cero y todo lo que habíamos avanzado se hubiera perdido. Al final, llegamos a un arreglo con ellos, les explique todo y de la mala información que tenían y accedieron a apoyarnos a nosotros en el proceso para continuar con la formación del Movimiento Nacional de Recicladores en Panamá.

Juan junto a Denisse Morán, recicladora del Movimiento Nacional de Recicladores de Chile (Jornadas Trabajo de Equipo Red Lacre 2013)

 

Hasta la fecha, hemos conseguido algunos pequeños fondos para movernos en algunas reuniones y para entregar algunos reconocimientos a las personalidades del gobierno que asistieron como invitados especiales, pero hasta ahí ha llegado todo. A veces no sé qué hacer, necesito como una guía, alguien que nos dé un apoyo de aquí para adelante.

Actualmente, tenemos un estimado de 400 personas y estamos involucrando a más gente. Hay que hacer otro mapeo, porque hay muchos sectores a los que debemos llegar. Además, hay recicladores que han escuchado el tema y nos han visto por televisión. Pero, reitero que el problema más que económico, es falta de voluntad de los recicladores.

La participación de las mujeres es más activa. Son la mayoría y las que más se entusiasman. En la junta directiva somos tres hombres y cuatro mujeres. Ellas tienen más ganas de trabajar, ellas me paran en la calle y me preguntan cuándo vamos a empezar. Hay muchos planes, pero también hace falta mucho apoyo. Pero seguimos nuestra tarea.