Español (spanish formal Internacional)
Português (Brasil)
English (United Kingdom)

Temas de Interés

RECICLAJE INCLUSIVO EN ECUADOR

 

La agenda de reciclaje inclusivo en Ecuador es intensa. Se firman convenios, levantan proyectos y suman aliados. La organización nacional de los recicladores se posiciona cada vez más en los espacio de discusión sobre la nueva Gestión Integral de Residuos Sólidos del país.

RENAREC, como organización formal, asocia a más de 1.500 recicladores en 40 organizaciones a lo largo del país. Como movimiento nacional representa a más de 20 mil recicladores de base que -se estima- hay en el país. Con datos de 4 ciudades del Ecuador, la Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo (IRR) estimó que los recicladores aportan el 51% del total de materiales reciclables recuperado a nivel nacional.

En marzo de 2016, RENAREC, dio inicio a la agenda de trabajo junto a la Coordinación de Sectores Estratégicos y Productivos de la Vicepresidencia de la República, con la finalidad de articular a los actores clave para impulsar los avances en el proceso de inclusión de los recicladores de base y el reconocimiento de su trabajo como un Servicio de Reciclaje. También tuvo su asamblea nacional, participó del lanzamiento de la iniciativa ciudadana ReciVeci, trabajó con la Red LACRE para elaborar un plan de incidencia en políticas públicas y participó del lanzamiento del Programa Ecuador Recicla, con el Ministro de Medio Ambiente en la Ciudad de Riobamba.

Laura Guanoluisa, presidenta de RENAREC, junto a su directiva, Juana Iza, Elvia Pisuña y Patricio Daquilema, hacen grandes esfuerzos por compatibilizar su trabajo como dirigentes, su trabajo como recicladores y su vida familiar. Se apoyan entre ellos y tienen el apoyo de sus familias, pero el trabajo es duro: no sólo deben marcar presencia y posicionarse en los espacios amigables con los recicladores, sino que también deben seguir luchando por su inclusión real, más allá del discurso.

Es que el discurso de inclusión de recicladores está presente en casi todos los actores vinculados a la gestión integral de residuos sólidos en el país, pero esto no siempre se condice con acciones de inclusión reales.

Un ejemplo es el Municipio de Quito, que en un esfuerzo por incluir a los recicladores de base como actores  de la gestión integral de residuos sólidos, en el año 2012 implementó 4 CEGAM (Centros de Educación y Gestión Ambiental) en los que en la actualidad trabajan un total de 70 recicladores, de los 3400 que se estima hay en Quito. Estos CEGAM cuentan con infraestructura básica y  son de administración municipal.

Pero, al mismo tiempo, se han instalado contenedores de residuos en la ciudad, que no consideran la recolección selectiva por parte de los recicladores, lo que dificulta el trabajo y vuelve incómodo y peligroso el acceso a los residuos reciclables, desde dentro de los contenedores. Sumado a esto, la alcaldía impulsa un nuevo Plan Maestro de Gestión Integral de Residuos, con baja participación ciudadana (ni siquiera los concejales tienen la información o contenido claro), que considera la incineración de los residuos para la generación de energía. Esto, es un severo riesgo laboral para los recicladores y para las políticas ambientales de la ciudad, ya que se trata de un instrumento público que no está cumpliendo estándares mínimos de transparencia ni de participación ciudadana.

Preocupados por estas y otras situaciones, RENAREC ha solicitado hace un mes, reunión con el Alcalde. En esta carta señalan que “tomando en cuenta los proyectos Construcción de la Planta de Separación de Residuos Sólidos del Sur, Programa de Recolección diferenciada en Mercados Municipales, Plan de Contenerización, Plan de Generación de Energía, Plan Maestro de Residuos y Modelo de Gestión, considera que se está dando un grave giro en la visión municipal que lamentablemente excluye y margina a los recicladores de base del modelo de Gestión Integral de Residuos Sólidos en el Distrito Metropolitano de Quito”, ciudad en la que los recicladores han desarrollado su actividad por más de 40 años.

Los recicladores de Quito, ven amenazado su acceso al material reciclable, el sustento económico diario para sus familias, es decir, afectado el derecho a la vida y al trabajo digno. Tres mil cuatrocientos recicladores de base de la ciudad de Quito, se encuentran en vulnerabilidad y riesgo significativo.

“El siguiente desafío es la movilización”, señala la dirigente Laura Guanoluisa. Se refiere a Quito y tiene razón: el Municipio aparentemente no está abierto al diálogo. Pero es una buena analogía de lo que viene más allá y más acá de Quito. Es que en Ecuador están dadas las condiciones para que empiece una gran movilización: la de una sociedad que se manifiesta a favor de una gestión de residuos más sustentable e inclusiva.